A la playa como mamá

Esposito quería que la primera playa de nuestra bebé fuera Tulum, porque para él, y también para mí, los recuerdos son muy importantes.

Y aunque estamos convencidos que no se acordará, sí lo llevará con ella aunque no sepa ni cómo ni por qué.

Fue un viaje súper especial, creo que no me la había pasado tan bien en un buen rato como en esta ocasión. Porque realmente fue diferente, no como hija, no como pareja, fui como mamá y lo amé.

Disfruté taaaanto estar en familia y estar con mi bebé en sus primeras veces en la playa, en la arena, en el mar, en la alberca… ¡uuuf!

Estoy segura que será la niña que traerá el traje de baño puesto desde el minuto en el que salgamos de casa, sólo para no perder tiempo en cambiarse cuando llegue a la playa. La que terminará el horario de alberca y será la última en salir.

Ah, aprendió una nueva palabra: Mar. Me siento tan plena cuando la escucho decirla, que quiero salir corriendo y llevarla al mar otra vez, aunque con esta vida loca citadina… bueh, en fin.

Aquí les cuento un poco mi experiencia y también en términos más prácticos cómo es salir con una bebé de año y medio a la playa.

Asustada

Iba a usar la palabra “aterrada”, pero lo pensé bien y era sólo un poco de susto. No me había ido como esperaba en su primer viaje, lo disfrutamos mucho, pero también fue un reto.

Pero claro, el clima y las circunstancias fueron totalmente diferentes. Todavía no cumplía el año, yo había cometido el error de no acostumbrarla a la silla del coche, me estresaba demasiado por todo, en fin.

Además, teníamos el temor de que no le gustara el mar… llorara y llorara y no hubiera poder humano que la hiciera regresar, pensando que el viaje podría pasarse muy triste. Pero, fue una historia diferente.

El avión

Teniendo una experiencia anterior de más horas de vuelo, conociéndola más y aprovechando que mi cuerpo ya está acostumbrado a cargarla, no usé ni canguro, ni carriola.

Para mí fue mucho más sencillo viajar un poquitín más ligera, sólo un poquitín. Yo acostumbro llevar a mi bebé a todos lados con porteo, la verdad es muy cómodo para mí y esta vez probé cargarla sin él, funcionó.

Se adaptó muy bien al trayecto y a las horas de espera. No fue perfecto, pero quizá la novedad y el observar le ayudó mucho, porque a mi muñequita le encanta observar.

La maleta

Una sola maleta para los tres. Tomando como experiencia que siempre cargo de más, llevé muy poca ropa para mí, el punto no era lucirme, el punto era pasarla bien sin preocuparme de mi cabello, ropa o maquillaje.

Excelente decisión.

A ella, como no estaba muy segura, le llevé todo cuanto pude, y aunque terminé usando sólo la mitad de la ropita, funcionó perfecto (qué bueno que es chiquita).

Mi lista:

  • Traje de baño
  • Playeritas
  • Pañaleros
  • Shorcitos
  • Suéter ligero
  • Pantaloncitos de algodón
  • Calcetines
  • Chanclitas
  • Tenis
  • Huarachitos
  • Pañales para el agua
  • Pañales normales
  • Gerber
  • Leche en latas pequeñas
  • Mamilas todo para lavarlas
  • Bloqueador
  • Toallitas húmedas y toallita normal
  • Shampoo, jaboncito y cremita
  • Tempra, pomada para rozaduras, Vitacilina
  • Juguetes y chupones

Esta lista fue perfecta.

Cómo cargarlo todo

Una mochila pañalera es mi preferida, tenemos una Matrushka y es buenísima, ideal para el viaje.

Ya en el hotel sólo necesitaba una bolsita de manta o de tela, súper para las cositas que tenía que llevar.

El check in y el check out

Siempre es una lata eso, sobre todo por los horarios, así que prevenir lo que necesitamos dependiendo de la hora de llegada también nos ayudó a disfrutarlo más.

Si llegas temprano, ten preparada una bolsa con lo que necesites, así cuando tengas que dejar la maleta para esperar a hacer check in, podrás tener todo a la mano.

Y no hay nada como usar prendas comodín que te cubran un poco de un clima no tan cálido, pero que no resulten tan calurosas cuando llegues a la playa. Y bueno, para el check out lo mismo.

Bloqueador

Súper, súper importante, antes de salir de la habitación, antes de la alberca, cuando salga de la alberca. Bueno, tantita moderación, pero siempre estar al pendiente de eso, evitará pasarla mal.

La comida

Si es buffet, espero no sonar como abuelita, pero funciona mucho llevar topercitos para llevarse un poco de fruta para el bebé, sobre todo si no quiere comer en ese momento y le da hambre después.

A nosotros nos funcionó muy bien, sobre todo para el desayuno y la cena.

Fotos

Vaya que me divertí tomando fotos, pero llevé una cámara no tan práctica. Si te encantan las fotos y también amas viajar, quizá ya sepas que una más compacta es mejor, pero si no estabas muy preocupada por eso, en serio, lleva una más compacta.

Lo que sea para evitar cargar de más, lo que sea, esto es súper saludable para tu espalda, para evitar el estrés y para disfrutarlo mucho.

La experiencia

Fue increíble, superó todas mis expectativas. Amé ver a mi hija jugar con su papá, disfrutar el clima, la playa, las actividades… Fue una bendición y seguirá siéndolo el verla crecer y conocer el mundo.

Quizá ya seas una mamá experta en esto de viajar con hijos y tengas hasta tres, pero sólo quería compartirte un poco cómo fue viajar con mi bebé…

Sólo porque contarlo hace que siga viviéndolo por mucho más tiempo.

¡Gracias por leer! ¡Gracias esposito por todo!

Melanie Forey
Written by Melanie Forey