“Meteor Garden”, la serie china que se volvió mi adicción

Estuve obsesionada una semana entera (bueno menos, como dos) con la serie china “Jardín de meteoros” que pude haber visto los más de 40 capítulos de corrido, incluso sin dormir, pero bueno… soy una adulta responsable.

En realidad, la serie fue bastante adictiva para mí porque me enamoré terriblemente de los personajes, no pude parar de verla, cada tiempo libre era para ella.

Decidí escribir sobre la historia porque Pam hizo una reseña interesante y tenía tantas cosas que comentar que mejor las escribí aquí. ¡Gracias, Pam!

**

“Meteor Garden” es una nueva versión de la serie homónima de 2001, basada en el manga Hana Yori Dango de Yōko Kamio y que cuenta la historia de una chica que ingresa a una prestigiosa universidad de Shanghai, China, donde conoce a un grupo de chicos millonarios denominados F4.

Debido a la personalidad de la protagonista, el líder de los F4, Daoming Si, un millonario consentido y arrogante termina enamorándose perdidamente de ella. Intentan separarlos en innumerables ocasiones, pero como en toda historia cursi… el amor triunfa.

Ya sé, no es un argumento nuevo, también sabemos cómo terminará: con un final feliz, pero lo que más se disfruta es el camino, lo que no te esperas, tanto lo que nos enseña, las historias y por supuesto la inigualable química de los personajes.

**

Nota: A partir de aquí hay muchos spoilers, por si no la has visto y se te antoja.

Amor y odio

Particularmente soy bastante fan de las historias de amor que comienzan con desacuerdos y diferencias. Justo como “Pride and Prejudice”.

Y aunque sé que es bastante injusto comparar las historias porque sería un grave error, lo vi desde un punto de vista muy banal, así y llanamente… a mí me encanta ver que las historias de amor comiencen por el odio.

Así que este argumento nubló cualquier otro, me limité a enamorarme de la historia de Shancai y Si.

Además, la química de los personajes y su actuación es grandiosa, me encanta cuando eso pasa en televisión, te hacen creer que ES REAL. En realidad, todavía… ¡QUIERO QUE SEA REAL!

Cultura asiática

También me di el lujo de admirar una cultura diferente e imaginarla a mi modo. Muchas escenas me hicieron pensar cómo es culturalmente China o algún otro país de Asia con respecto al romanticismo.

Antes vi “Good morning call”, una serie japonesa de la que también me enamoré y que tiene una historia muy parecida.

Por ejemplo, las relaciones en ambas series son tiernas y lentitas, apenas se tocan y si lo hacen es con mucho respeto, lo digo porque aquí en México ya hubiera sido un “atasque”, incluso si hubiera sido la típica protagonista de telenovela.

Porque sí, debo admitir que esta serie china es muy al estilo de una telenovela mexicana: cursi, frustrante en el amor y terriblemente adictiva… PERO TAN TIERNA.

Ah, y por supuesto… amé los detalles banales de la serie, amé cómo se visten, los lugares que frecuentan, amé su universidad, amé cómo se toman fotografías y la devoción por su comida. Amé sus redes sociales y hasta su idioma.

Por cierto, ¿alguien sabe si todos los chinos practican artes marciales? Porque sus peleas también eran muy cool.

Amé que los colores de cada escena fueran parecidos a una tarde de otoño y amé ver una vida cotidiana muy parecida a la que pudiera haber vivido de adolescente. Amé el clima, parecía ser un otoño eterno.

En fin… tanto así me enamoré de la historia.

Onomástica china

Algo que me pareció muy cool fueron los nombres, era tan lindo escuchar cómo los pronunciaban… Comenzaban con el apellido y después el nombre de pila.

Yo no lo sabía antes de ver la serie, en general no me intereso mucho en la cultura asiática, pero me encantan las series que me transportan a lugares de los que me termino enamorando.

F4

El grupo de amigos fue mi segunda parte favorita de la serie, claro, la principal fue la historia de amor entre Shancai y Si.

Fueron como semidioses, guapos, seductores, encantadores, increíblemente inteligentes y talentosos. Aunque nunca imaginé que jóvenes chinos fueran de mi agrado.

Me olvidé un poco del típico estereotipo chino que suelo ver en algunas películas hollywoodenses. Fue algo completamente diferente a lo que esperaba, pero al mismo tiempo conocido.

Ellos me hicieron recordar al popular del que te enamoras cuando eres adolescente, porque bueno, como a muchas chicas… a mí también me pasó enamorarme del más guapo de la clase.

Además, la química entre ellos como amigos, la suma de sus personalidades, el ser un grupo cerrado e idolatrado. Pfff… (babeaba).

La música

Es también tremendamente tierna, adictiva, romántica… la letra, la música, todo es tan fascinante que no he parado de escuchar el soundtrack sin llorar. Sí, soy tremendamente cursi.

Daoming Si y Huaze Lei

Esa dualidad de personalidades me hizo sentir como una adolescente otra vez, guapos, encantadores y totalmente diferentes.

Creo que me convertiría en una de sus fans sin problemas. ¡Tan guapos ellos! Y eso que los asiáticos nunca me habían gustado.

Aunque no sé a quién prefiero a un arrogante y seductor o a un tierno y encantador. A un intenso y aguerrido o a un dulce y paciente. En fin, me quedo con los dos.

Pero no sólo me gustan por ser chicos, me gustan porque admiro sus cualidades, que me encantaría adoptar para mí.

Mi escenario favorito 

Definitivamente fue la habitación de Daoming Si, porque mis escenas favoritas pasaron ahí, además la decoración es súper linda. Aunque también disfruté muchísimo las locaciones de Shanghái​, tanto que tengo unas ganas tremendas de visitar ese lugar.

Product Placement

Fue la parte más graciosa de la serie. No lo noté tanto en los refrescos o sopas, porque no son productos que yo consuma.

En cuanto al perfume, se me hizo sutil, pero el shampoo jajaja, era de verdad hilarante.

Me gustó cómo hicieron el “product placement”, no me molestó, pero si lo noté es porque fue demasiado.

Frases favoritas

“Porque eres la única por la que cambiaría todos los meteoros del cielo.”

-“¿Por qué me hablas de tu vida?” (Shancai)
– “No digas tonterías. Tú eres mi vida.” (Daoming Si)

“Porque si peleaba, hubiera perdido de verdad.”

“Si bastaran una disculpa, ¿para qué necesitamos policías?”

“Me gustas, no sé por qué, incluso estoy sorprendido de lo mucho que me gustas.”

“Si huyes, te perseguiré, incluso si vas a Marte.”

“Si golpeas a alguien, también te duele la mano.”

“No es un castigo, es una prueba.”

“En cuanto a Shancai, la protegeré como mi amiga toda mi vida.”

“Tú eliges darte por vencida.”

“Si quieres ver a un marciano, sólo mírate al espejo.”

“Quiero ganarme su corazón, aunque tú o mi mamá, o todo el mundo quiera apartarme de ella, nunca dejaré a Shancai.”

“Siempre te salvaré, sin importar las veces que tenga que hacerlo. Porque en verdad te amo, no puedo vivir sin ti.”

“Tendrás problemas estés o no enamorado .”

Me quedaron a deber

Bueno, pero poquito. La verdad es que no me fijé con lupa sobre realización, producción o hasta el por qué se vuelve adictiva, simplemente me dejé llevar por la historia, pero me hubieran encantado tres cosas.

  1. Que le sacaran más provecho a objetos representativos como el collar de meteoro o al brazalete de pareja (si la ven entenderán)
  2. Escenas mucho más románticas de la luna de miel, el sueño hecho realidad de una pareja.
  3. Que la boda hubiera sido más al estilo occidental jaja, pero esto porque desconozco por qué fue tan rara, casi como si hubiera sido una broma, tanto que imaginé que sólo fue una fiesta divertida con amigos y que la boda real fue bajo otras circunstancias que no mostraron.
La historia que más me disgustó

Y bueno, creo que la historia que pasó sin pena ni gloria fue la de Mei Zuo, me dio un bajón en la serie. Si alguien amó esa mini historia, me cuenta.

En fin, podría seguir hablando sobre las historias… porque amo las historias y en esta serie, las amé todas. Así que estoy abierta a que si alguien ya vio la serie y quiere hablar sobre el tema, yo estoy puestísima.

Cómo me sentí

Esta serie se volvió de mis favoritas, y yo creo que podría verla mil veces más, aunque sinceramente debo dejarla descansar.

Me sentí adolescente otra vez, me sentí nerviosa en las escenas de Shancai y Si. Recordé mi universidad y lo inmadura que solía ser.

Me enamoré de cualidades que creí que habían desaparecido en mí, y admiré otras que puedo adoptar, porque ver a chicos 10 años menores que yo me hizo reflexionar que también de ellos se aprende, aunque me la pase fanfarroneando sobre mi experiencia y edad, que tampoco es mucha…

Amé su juventud y la mía.

Además, me siento otra vez enamorada, pero esta vez de una historia más que de una persona. Decirle adiós cuando se terminó fue triste, de verdad me sentí triste. Porque me sentí parte de su realidad, olvidé tantito la mía y no quise salir, me rehusaba a salir de aquella historia, no quería regresar a la mía.

Tanto te puede hacer sentir una simple serie romántica. Sí, yo creo que sí, dependiendo la época en la que te encuentres… CUALQUIER historia te puede hacer sentir mucho. Así que “Jardín de meteoros” llegó en el momento perfecto para mí.

Y bueno… seguiré escuchando la música y suspirando por el amor.

Melanie Forey
Written by Melanie Forey