Febrero intenso, loco y también amoroso

Fue un mes mucho más intenso de lo que esperaba, creí que por ser “cortito”, tendría experiencias que pasaran despacito, pero febrero fue una gran revelación.

Influenciados

Cuando creí que Valita iba mejorando de su rinitis alérgica, de tos y muchos mocos, volvimos al tema de las medicinas y de estar en camita, pero ahora con la HORROROSA influenza.

Comenzó una semana antes con fiebre constante, yo pensé que era parte de su alergia, y aunque le recetaron antibiótico, no mejoró, fue cuando nos dimos cuenta que era algo más: influenza tipo B.

Aún me falta experiencia para entender que sus vivencias son sólo pruebas de su fortaleza, que no podré impedirle males, pero puedo acompañarla para que sienta mi apoyo, mis cuidados y mi amor.

Fue un inicio de mes complicado, esposito tenía ya planeado un viaje a Ags. que no disfrutó como esperaba, hacía mucho que no lo notaba tan preocupado por nuestra pequeñita, porque no pudo estar cuidándola como hubiera querido.

Yo tampoco lo tomé muy bien, entre mis miedos e intensidades, provoqué guerras donde era necesaria sólo paz. En fin, no me gustó, pero me sirvió para pedir ayuda y entender qué me estaba pasando entre tanto miedo… ese miedo a que pase la vida.

La buena noticia es que Valita es súper fuerte, así que se recuperó y volvió a ser el torbellino que es, con todo y berrinches explosivos. Ya saben, entre su etapa chistosa y el “no quiero” o “yo solita” nos vivimos algunos días.

*
Como nota este mes se caracterizó por: Pedo para bañarse, pedo para salirse de la tina, pedo para vestirse, pedo para cenar, pedo para lavarse los dientes, pedo para dormirse y pedo para levantarse. Un pedo.

*
Pero el mes también tuvo detalles cool, como el hecho de haber pagado mis deudas por completo y… embarcarme en otras (perdón), definitivamente debo aprender a administrarme. El cuidar mi dinero no es una de mis cualidades.

Tuve la oportunidad de tomar fotos en el hermoso bautizo de Carlitos y a dos artistas interesantes: Marwan y Mon Laferte. Agradezco mucho el privilegio de ser parte de lindos eventos.

Intensas

En otras noticias, me volví a poner loca. Saben, no sé por qué a veces reacciono tan impulsiva, como si fueran dos personas, porque luego me pregunto “¿y eso de dónde salió?”, pues así me pasó a final de mes, un tema complicado con esposito.

Tuve que pedir perdón a un tercero. Hacía mucho que no me sentía tan avergonzada por un comportamiento tan desagradable de mi parte. Pero esta vez no estuve sola, esposito estuvo ahí, en lugar de juzgarme, para preguntarme qué me había pasado.

Jamás pensé que me sentiría tan apoyada aún al haberme equivocado, lo sigo agradeciendo muchísimo, porque me sentí escuchada y comprendida, eso me hizo aprender de mi error en lugar de levantar el puño para “defenderme”.

No provocamos un alud de emociones, paramos para abrazarnos, pedir perdón y evitar peleas innecesarias. El que me haya comprendido también ayudó a que yo comprendiera a ese alguien más, entonces, me di cuenta que una cadena de empatía es la clave para olvidarnos de tantos conflictos. ¡Gracias por la experiencia!

Sorpresas

Las sorpresas de este mes fueron cursis, y yo amo lo cursi, esposito se puso lindo con dedicatorias y globos coquetos para mí y para Valita.

Y el universo me regaló otra sorpresa para él a final de mes. No recuerdo cuándo fue que estuve TAN NERVIOSA, creo que esta fue la ocasión, y es que no lo estuve tanto ni cuando nos casamos, ni cuando estaba por llegar Valita, ni en otros momentos, fue en ese en el que no paré de temblar de lo agradecida y feliz que estaba.

*Gracias, Sandy, por salvarme la vida y seguir grabando.

Aquí les dejo el momento. ¡Gracias por tanto amor!

 

*El día de nuestra boda.

 

Y bueno, así se fue febrero, intenso, pero con experiencias tan cool, que sin duda lo volvería a pasar, aunque preferiría evitar ciertas intensidades. Véamos qué nos trae de “cosa buena” marzo, por lo pronto mucho calor.

Melanie Forey
Written by Melanie Forey