El privilegio de hacer lo que amas

¡Qué privilegio es el saber por qué hago lo que hago! Muchas veces he renegado porque no tengo la libertad creativa de poder escribir y hablar sobre temas que para mí son importantísimos para las personas, pero eso ha cambiado muchísimo en estos días.

El estudiar comunicación y trabajar en los medios es en verdad una gran responsabilidad, lo que más me gusta hacer es hacer felices a las personas con mi trabajo, ofrecerles información que les ayude a resolver problemas o simplemente entretenerlos, el hecho es hacerlas sentir bien. Es neta.

He tomado la decisión de salir de muchos trabajos porque yo en lo particular no soy feliz haciendo lo que hago, o porque no me siento con la libertad de expresarme como creo es necesario (los medios no son tan glamurosos como parecen). El sacrificio es casi siempre económico, el ser un tanto utópica, idealista e intolerante me ha hecho ganar menos dinero de lo que me gustaría, pero siempre ha valido la pena.

En los últimos meses aprendí muchísimo (bueno, en realidad creo que ha pasado más de un año), estuve en lugares que me enseñaron un mundo entero y donde conocí a personas que se apasionan por lo que hacen (no siempre en el buen sentido). Estoy realmente agradecida por lo que viví.

Hoy tengo el privilegio de decidir sobre qué escribir y cómo hacerlo, hay lineamientos, es cierto, pero lo más maravilloso es que escribo con AMOR y es wow, soy pobre, pero WOW, qué increíble y qué privilegio es para mí ofrecerle a las personas información útil, no tan útil, bobadas para sonreír, pensamientos, frases, poemas, chistes e ilusiones con canciones llenas de amor.

Cada entrevista que cubro me deja muy motivada, sobre todo cuando se siente la buena vibra. Hoy fue uno de esos días y me hizo pensar en el GRAN privilegio de estar en donde estoy y sobre todo haciendo lo que me gusta: hacer felices a las personas, lo sé porque gracias a lo que hago puedo leer sus comentarios, no saben quién soy yo, ni yo quiénes son, pero ambos lados sabemos qué nos decimos. Orgullosamente soy CM de una cuenta muy amorosa.

Cuando leí la frase, de esas tantas que busco por mi trabajo: “Si no te gusta donde estás ¡muévete! No eres un árbol.”-Jim Rohn, todo tuvo sentido para mí. Me moví a un lugar donde valoro mi trabajo y sobre todo donde me valoro como persona. Los días han pasado ligeros, muy apretaditos porque ahora tengo que hacer cosas como cocinar (que odio) para poder ahorrar un poco más, pero lo reitero, el sacrificio ha valido la pena.

Es bueno para mí reconocer que las decisiones que he tomado no han sido en vano, que no han sido malas y que mientras haga aquello que vaya acorde a mis valores, nada puede salir mal. No puedo compararme con alguien con un trabajo distinto, incluso similar, porque las experiencias no han sido las mismas. Cada quien tiene sus propios sacrificios, sus propios retos y sus propios objetivos.

No sé si realmente ser CM sea algo que deba hacer por siempre, pero estoy segura que haga lo que haga: locución, escribir, comunitear, hacer manualidades (no de las malpensadas), caricaturas, o lo que tenga que ver con mis habilidades “creativas”, haga lo que haga tiene que hacer felices a las personas y punto.

Aquí nomás, hablando sobre AMOR… Sólo Música Romántica.

Melanie Forey
Entradas creadas 191

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba