Cuando te sientes “fuera de lugar”

En muchas ocasiones me he sentido “fuera de lugar”, como cuando voy a un sitio y todos se conocen y yo no conozco a nadie, o cuando sí los conoces, pero no los has visto en tiempo, incluso con personas que veo todos los días y siento que no tengo nada en común (no es que necesariamente me pase en este momento).

Eso de sentirse “fuera de lugar” es una sensación muy incómoda, porque me siento torpe y como si todas las miradas estuvieran sobre mí. Pero… ni debería sentirme incómoda, ni torpe y nadie me ve. O sea, todo depende de mí y cómo yo veo las cosas.

Estoy plenamente convencida que eso de sentirse en otro planeta no tiene nada que ver con los demás y sí contigo mismo, pero no porque estés mal o seas desagradable, todo depende de cómo quieras que el mundo te vea. Me costó trabajo entenderlo, y aunque ahora me cuesta más trabajo llevarlo a la práctica, me di cuenta de dos cosas:

  1. Los demás no me rechazan, yo me alejo antes de que “supuestamente” me rechacen, sin dar la oportunidad, ni a ellos ni a mí, de conocerme.
  2. Sentirse fuera de lugar no significa que yo sea desagradable o torpe o mensis, porque no lo soy. Simplemente, es cambiar tu perspectiva frente a un hecho en el que te sientes incómodo.

Las soluciones son muy básicas, requiere de mucho esfuerzo, sobre todo si eres una persona tímida y con poca autoestima, pero se puede. Primero y ante todo, respetar quién eres y amarte. Se dice fácil, pero es en serio con sólo decir “me amo a mí mismo”, es un paso enorme.

Después me gustaría escribir sobre mi opinión del cómo amarte, pero mientras tanto, aquí sólo quiero dejarles algunos consejos que yo he aplicado cuando me siento fuera de lugar.

No te aisles a propósito

Muchas veces querrás ir a una reunión, pero por suposiciones de cómo crees que se comporten los demás o tú mismo, te aislas. Date la oportunidad de ir y ver qué pasa o de convivir con las personas de tu alrededor, igual y recibes bonitas sorpresas. Bueno, en realidad estoy segura que si llegas con una linda actitud, siempre obtendrás una bonita respuesta.

¡Sonríe!

Nadie puede evitar responder a una sonrisa. Si alguien no te conoce y le sonríes, es muy probable que te sonría de nuevo, la forma perfecta para llegar y decir: ¡Hola!

Interésate por alguien más

Si no conoces a nadie, interésate por una persona para platicar, pregúntale a qué se dedica, qué hace y realmente involúcrate. Estoy segura que te gustará conocer historias de otras personas, es la mejor forma de sentirte parte, porque te involucras y eso depende solamente de ti.

No te lo tomes personal

Si la persona no es receptiva, busca a otra y no te lo tomes personal. Si le molestas, no tiene que ver contigo, tiene que ver con lo que a ella le pasa. No te enganches, aléjate y convive con alguien más. Pero si ya molestas a muchos, pregúntate qué podrías mejorar, insisto, todo depende de ti. Culpar a los demás no te llevará a nada bueno, lo increíble de esto es que el poder lo tienes tú y no lo sabías.

Busca temas que unan

Criticar siempre une, sobre todo si estás en una reunión de trabajo y criticas a tus compañeros, a tu jefe, al trabajo mismo. Pero no creo que sea una buena forma de romper el hielo, porque generas un ambiente negativo y te comprometes a criticar todo el tiempo. A mí en lo particular me disgusta un poco (aunque lo hago jaja) porque me hace sentir mal cuando veo a esa persona a la que critiqué y no sé cómo saludarla, me siento un poco hipócrita la verdad. Fácil, mejor no hables mal de alguien y cambia el tema a algo más banal, estos temas también funcionan.

No te predispongas

Quizá ellos también estén asustados o se sientan fuera de lugar igual que tú. Sólo acércate.

Si fuiste grosero y lo sabes

Si te sientes fuera de lugar porque has sido una persona grosera y crees que las personas te rechazan. Quizá no lo hagan, sólo no saben cómo tratarte. Si esperas que las otras personas te traten bien a pesar de eso, también debes tener paciencia porque no todos reaccionan bien, pero sí puedes hacer cosas por mejorar la relación. Una muy simple: sonríe y sé honesto.

“Al pueblo que fueras, haz lo que vieres”

Si quieres sentirte parte de un círculo en específico en el que no has estado y no sabes cómo desenvolverte, observa cómo se comportan los demás y haz lo mismo a tu estilo. Si estás en un medio muy fresa, sé tantito fresa pero sin dejar de ser tú. Si vas a un lugar pandro, sé tantito pandro sin dejar de ser tú. No vayas contra la corriente si quieres sentirte cómodo. Hacer lo que “vieres” no significa perder tu identidad, significa respetar la identidad del otro, porque así es él y aceptarlo no te quita nada, sobre todo si estás muy seguro de quién eres y cómo eres.

Recuerda, ellos también están asustados. Ya en el peor de los casos, aplica la de imaginarse a todos desnudos jajaja.

Qué oso compartirte esto (¡oops!), pero me pareció lindo mostrar cuán vulnerable me puedo sentir también y que, aunque me cueste trabajo, de verdad es increíble escuchar a otras personas y visitar distintos “mundos” diferentes al mío. Me da más temas para pensar, para entender a las otras personas y sobre todo para entenderme a mí misma.

Ojalá todo esté bien contigo y ya no te sientas “fuera de lugar”, porque sí tienes un lugar en el mundo, de eso estoy segura.

Un abrazo grandote

Melanie Forey
Entradas creadas 191

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba