Agosto de energía bonita

Este año ha sido bastante peculiar, he estado olvidando los días como si pasaran sin sentido, pero sé que no, que he estado trabajando mucho, aunque todavía no descubra en qué. Lo sé, porque el cansancio me mata a veces y las ganas de salir corriendo son muchas.

Agosto, al igual que los meses anteriores, pasó rapidísimo, esta extraña sensación de no saber en qué se te fue el tiempo es agobiante porque busco tanto sentirme productiva y pensar que no lo logro, me decepciona. En fin.

¡Comenzó con cine!

El mes comenzó yendo al cine con Valita, ¡su primera película! Casi no la alcanzamos en cartelera, pero logramos ver Toy Story 4. Valita ya estaba familiarizada con las anteriores, así que pensamos que sería buena idea que esta fuera su primera vez en el cine.

¡Reto superado! Y como tip, no hay que entrar en el tiempo de comerciales, es tiempo valioso para que no se desespere pronto. Y aunque incluyó algunos “ya vámonos”, disfrutamos mucho el momento.

Comimos palomitas, muuuuchas y nos pasamos la tarde paseando en la plaza. Me gusta volver a retomar estos pequeños placeres que amo y me encantaban desde antes de que llegara mi nena preciosa.

Muchos paseos en plazas

Este mes en particular disfruté mucho pasear por las plazas, aunque experimentándolo de una forma diferente, ya no paseaba tranquila con un helado en mano mientras hacía “shopping de vitrina”.

Ahora, corro por todos los pasillos y buscando a Valita debajo de los racks de ropa, ¿quién necesita ejercicio con este ejercicio?

Reuniones con personas a las que quiero mucho

El mes comenzó con un baby shower hermoso y también con el cumpleaños de mi suegra, fueron dos reuniones súper lindas, me sentí contenta y disfruté el momento con Valita.

Y es que me estoy adaptando a estas nuevas rutinas en las que no te quedas sentada platicando, sino que corres de un lado para otro buscando opciones para entretener a la cría.

Así algunos fines de semana, entre paseos en plazas y reuniones con la familia, se pasó rápido el mes, insisto.

¡Jochito time!

Lo mejor del mes fue haber visto a JET DEG, mi jochito del alma, tocando con su banda “The All”, fue increíble verla a ella y a toda su banda, incluida mi adooooorada Less, se nota el trabajo, la pasión, la dedicación, el mensaje, se nota su amor por la música y por lo que hacen. SE NOTA EL TALENTO, CARAJO.

Aunque fue poquito tiempo, fue realmente satisfactorio y no sólo eso tuve el bonus de volver a ver a Yaz, otra hermana que me pone en el mejor mood cada que la veo, no puedo estar más agradecida de tenerlas en mi vida. Talentosas, guapas y maravillosas. ¡Las amo!

Entrevistas time

Y este mes en particular, en el trabajo, las entrevistas estuvieron movidas, muchos artistas que me llenan de su buena vibra e historias de lo que han logrado y el trabajo maravilloso que hacen, no solo en el escenario, sino también fuera.

En serio, cada vez que voy a tomar fotos a estos artistas, me lleno de un buen de energía súper cool, soy muy afortunada de poder estar cerca de ellos, pero sobre todo de escucharlos y entender por qué son lo que son y por qué están donde están.

Juegos con Valita

También fue un mes en el que aproveché jugar más con Valita, y aunque sigue teniendo atención de cinco minutos en cada juego, lo cierto es que me voy adaptando más a ella. No fui muy niñera antes, regularmente me quedaba quieta, soy muy pasiva para agarrarle la onda a los niños, pero con ella hago el mayor de mis esfuerzos.

Así que disfruté verla jugar con plastilinas, arena, juguetes, cuentos e historias en la hora del baño. Me siento muy feliz de poder compartir estos juegos, aunque a veces no los disfrute mucho porque quisiera dormir o ver una serie, pero cuando la veo reír, abrazarme y ser feliz cuando estoy con ella, todo se me pasa, todo.

Proyectos personales en pausa

Poyectos de audio, crafts y otros tantos, estuvieron muy en pausa, no trabajé tanto como en otros meses, lo que hizo que mis finanzas estuvieran en crisis. Todavía no logro una sana administración de mis finanzas, necesito educarme en este tema, parezco “chamaquita”. En fin, este es mi punto débil y en el que tengo que trabajar mucho más.

Organización de mi tiempo, de mi dinero y sobre todo de mi vida. En fin, en eso ando porque no sé en qué trabajo tanto que no veo tantos frutos y sí un cansancio enorme.

Lo más difícil para mí nunca ha sido trabajar por mis sueños, sino descubrir cuáles son, en ese proceso me encuentro ahora que cierro agosto.

Y bueno, así la vida.

 

Melanie Forey
Entradas creadas 193

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba