Abril de proyectos nuevos y una casita del árbol

Comencé el mes muy emocionada, primero porque se me había ido el dolor de cabeza (que me dura siglos) y porque tenía en mente días libres en familia sin estar atados a un horario, dinero o transportes, algo que me sacara de la rutina.

Pero también seguí muy preocupada por la alergia de Valita, llámese moco excesivo y tos con flemas, que no la dejaba dormir. Pasó de estar con antibiótico a ir poco a poco dejando los antihistamínicos para sus pruebas de alergia.

Pfff… que nervios, rezábamos que no fuera alérgica ni a Coco, nuestro perrito, ni al pasto. Lo demás quizá lo podíamos resolver poco a poco.

A principios de mes la llevamos con una inmunóloga que nos ayudó mucho a entender lo que le pasaba con “tantas enfermedades” desde que inició la guardería. Además, le hizo las pruebas necesarias para saber si era alérgica a lo que estaba expuesta constantemente. ¡Qué alivio! Salió muy bien.

Así que con paciencia y muy pocos medicamentos, pudimos descansar un poco, ella y nosotros, sobre todo por las noches. Así planeamos nuestra Semana Santa con mucha ilusión.

La casita del árbol

El primer proyecto del que me enamoré este mes fue “La casita de Valeria y Jimena”. Jime es la prima de Valita que aún está en la pancita de su mamá, pero estamos muy ilusionados en verlas jugar juntas. Vivimos la ilusión y la disfrutamos, aunque todavía falte un poco para ello.

Así, a inicios de mes, fuimos a ver casitas y encontramos el proveedor perfecto, la tendría en tiempo para que Valita pudiera disfrutarla en vacaciones. Se subió a las muestras, jugó y también se emocionó, así que sabíamos que todo saldría muy bien.

Esposito, suegro, concuñis y dos chicos más, trabajaron mucho para montarla. Esposito tenía en la mente una casita del árbol con resbaladilla. Trabajaron muuucho de verdad, se esforzaron para que quedara justo como esposito la había imaginado y no pudo ser más perfecta. ¡Gracias!

Semana Santa

Así nos fuimos preparando, planeando actividades, preparando maletitas y sinteindo más emoción, esta fue la parte divertida. Sentí emoción porque Valita ya no necesita “taaaantos cuidados” y millones de maletas. Bueno, quizá sí los necesite, pero he aprendido a viajar un chirris más ligera, sólo un chirris. Así que me relajé.

Además, no tenía en puerta ni bautizo, ni paseos que involucraran tiempo de traslado, no tenía que pensar en limpiar demasiado el lugar donde nos quedaríamos. Sólo tenía en la mente que estaría con mi familia sin pensar en lo que “tengo que hacer.”

Fueron días increíblemente relajantes. Aunque comenzamos un día agotador entre limpiar, mover y acomodar la casita de descanso, los demás días fueron llenos de sol, juegos de Valita y aire fresco, una aproximación muuuuy cercana a lo que yo vivía de niña y me sentí tan en paz.

Valita disfrutó como nunca su alberquita, su casita, correr por el pasto, perseguir y también ignorar a Coco, dormir exhausta de tanta actividad. No necesitó Tablet ni TV, sólo buscaba salir y estar en su “parque”, como ella le llama.

Fueron días muy lindos.

El regreso a la rutina

Cuesta regresar a la rutina, sobre todo cuando te la pasaste tan bien. En fin, lo bueno de ella es que también incluye momentos gratificantes, en mi caso, las compras.

Fui por lentes nuevos y descubrí que había estado con una graduación errónea por muuuucho tiempo, lo que también provocaba que me doliera la cabeza y me sintiera mareada. Amo los lentes, pero odio sus consecuencias. En fin. Ah, y obtuve un clip buenísimo con el que voy a poder tener lentes oscuros sin dejar de ver, ustedes entienden.

Coco también se benefició en estas compras, obtuvo una plaquita nueva y se ve tan guapo y elegante que no puedo de amor. Aunque fueron compras que parecen muy banales, me hicieron muy feliz porque: puedo ver mejor y dedique un poco de mí a mi perrito.

Día del Niño

Y sí, se acercaba el primer Día del Niño en la guardería de Valita. Les prepararon toda una semana de actividades: Clase abierta, picnic de frutas, cine, teatro, alberquita y terminó con una linda kermés con mamá.

Aunque no fueron las semanas de mejor humor de Valita, porque parecía estar enojada todo el tiempo, yo sí me ilusioné mucho por sus actividades y el ver cómo está creciendo. Soy terriblemente sentimental.

En esta preparación, estuvo el disfraz para la kermés del 30 de abril. Sabía que Valita no se pondría el trajecito de súper heroína, pero aún así lo preparé. No se lo puse yo, pero al ver a los demás niños, lo quiso. ¡Gracias a Dios!
En fin, no sé si fue su mal humor o fui yo con tantas fotos que mi nena quiso irse de su kermés al poco tiempo. Me sentí triste porque me creí responsable de ello y que pudiera perderse de momentos divertidos. Luego pensé en mí y recordé que yo hacía lo mismo con mamá.

Al final, fue su decisión, yo viví mi momento de mamá al verla disfrazada, jugar un ratito y que se tomara la foto conmigo. Lo demás será su propia experiencia, ocurra lo que ocurra, eso me hizo respirar.

Cantando

Y lo más lindo de este mes es que Valita cantó como nunca, es increíble la memoria que puede llegar a tener y que subestimamos.

Recuerda la letra, el intro y hasta la imagen de cada canción. “Esa, mami, esa es la de los chinos”.

(Cito:
“Pero me enchino mirándote…
Cuando salimos
a pasear después de clase
Siempre termino cerca de ti.)

Motivaciones

Y sí, básicamente mis días son para Valita, es lo que ocupa mis mayores pensamientos y actividades, pero también tuve otros momentos personales que me hicieron sentir bien y de nuevo un individuo.

Comencé un canal de YouTube, es este blog pero en voz y video. No incluye muchas imágenes por dos razones: Está pensado para escucharse mientras realizas otras actividades y, segundo, porque el presupuesto y tiempo no me dan para tener imágenes libres de derechos, muy importante en estos tiempos.

Estoy muy orgullosa del resultado, aunque sea bastante amateur, porque es algo que estoy haciendo solita combinando mi pasión por escribir y locutar (o como se diga). 👉https://www.youtube.com/user/mforey

 

Y otra de mis grandes motivaciones es esposito. Me he sentido más segura, tranquila y en paz con él que de costumbre, a pesar de nuestras diferencias en muuuchos temas. Y sé por qué, porque he sido muy honesta con lo que siento y lo que le digo. Creo que él también, aunque no puedo asegurarlo, eso es sólo de él.

Disfruté salir con él un fin de semana nada más, SÍ, UNO NOMÁS, las actividades diarias no dan para mucho, pero aunque tuvo consecuencias como un terrible dolor de cabeza, desvelada, mal pasada y principios de gripe, valió la pena por una noche de Stand Up, y media mañana de “Avengers: EndGame.”

Por cierto, todos los males anteriores se arreglan con dormir y vitaminas. (Espero)

Abril estuvo padre, gracias a todos los que mostraron su honestidad y amor conmigo.

Melanie Forey
Entradas creadas 193

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba